pensar diferente

Hace unos 15 años, participé en el programa de CIL denominado „Qué necesitamos nosotros, la gente?“
En el marco de ese programa, un grupo de participantes estuvimos en el Sur de Ghana.
Luego de un día con nuestros anfitriones de Ghana, lleno de inspiración, estuve conversando con un profesor de la Universidad de Accra. En ese tiempo, Kumani (un hombre de unos 60 años) estaba escribiendo un libro sobre los dichos del pueblo de los Ashanti y su uso en la vida cotidiana.

Entre otras cosas, conversábamos sobre nuestras familias. Para Kumani, uno de los miembros más queridos y respetados de su familia era su abuelo que vivía arriba en el Norte de Ghana, mientras Kumani, sus padres, hermanos y hermanas vivían en Accra, la capital de Ghana.

Una de las historias que Kumani me contó sobre su abuelo, era la siguiente:
„Siempre que lo necesitaba a mi lado, él estuvo aquí. De un segundo a otro, se vino del Norte a nuestra casa en Accra….“.
Como se pueden imaginar, me quedé bastante confundida y le pregunté:
„Quiere decir que él era capaz de „pensar“ a si mismo – o lo que sea – en cuestión de segundos de un lugar a otro?
„Si, exactamente !“ fue la respuesta de Kumani. Y no hubo nada de ironía en sus palabras…
Este tipo – profesor en la Universidad de Accra – ¿quiere que le crea su historia?
„Y usted, Kumani ¿Su abuelo le enseñó como hacerlo? ¿Usted es capaz de viajar por medio del pensamiento?“ le pregunté, muy ansiosa de ver su reacción.
Como si fuera lo más natural, me contestó: „No, ¿para qué? Yo tengo carro y puedo viajar adonde quiera.“
No hubo campo para dudas. Mi mente alemana tuvo que conformarse con creerle su histora.

Pensar diferente…

¿No es una historia típica de CIL?

[Renate Steinkrauss, Hamburg/Allemania]

1 opinión en “pensar diferente”

  1. Un pequeño comentario desde Costa Rica:
    El territorio indígena de Rey Curré se encuentra en el Sur de Costa Rica.
    Hace unas décadas, se construyó la Carretera Interamericana que atraviesa el territorio.
    Un anciano indígena se preguntaba, qué hace toda la gente con tantos carros,
    ya que él estaba muy contento con su yunta de excelentes bueyes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *