Sentimientos encontrados en navidad

Es Navidad, tiempo de amor y esperanza, y yo me encuentro – más de lo normal – en un estado de conflicto mental y emocional.

¿Cómo puedo vivir las tradiciones navideñas, sin violar los principios de sostenibilidad? Para empezar, he viajado por aire de Nueva York, donde vivo, a San Francisco, donde viven mis dos hijos, una distancia de 3,000 millas. El combustible para los aviones produce gases que aumentan el efecto invernadero. La aerolínea Delta, dice en su página que el ese combustible contribuye con un 98% a “nuestra huella de carbón”. No sé qué significa “nuestra” en este caso, pero sin duda el queroseno no es nada bueno para el planeta.

Delta reconoce su contribución al cambio climático y ofrece un Link donde los pasajeros – para amortiguar el efecto – pueden hacer una donación a un grupo conservacionista. Yo generalmente apoyo una pequeña ONG llamada “Trees for the Future”, pero esas donaciones no van a mejorar la situación a gran escala.

Cada vez que viajo a San Francisco pienso en el tren como alternativa. Todavía es posible, a pesar del deterioro de algunas líneas y la desaparición de otras, ahora convertidas en ciclovías. El viaje de San Francisco a Nueva York City duraría tres días, y en un “coche cama” donde podría dormir de noche, costaría más de $1000 – incluso con descuento de adulto mayor. En cambio, mi tiquete aéreo cuesta $400. A pesar de que me gustan los trenes y tengo tiempo, no puedo tocar tanto mis ahorros.

Otro conflicto navideño tiene que ver con el árbol y su decoración. ¿cómo se puede hacer eso de manera sostenible? ¿Está bien comprar un árbol natural, criado en fila en un vivero, ubicado en un terreno donde probablemente habían talado un bosque de verdad? ¿Sería un árbol de mentiras, de plástico, mejor para el ambiente? ¿Cómo evitar las trampas puestas por la cultura del consume y la costumbre social de comprar muchos regalos?

¿Cómo celebran la Navidad en un planeta devastado?

[Peggy Ray, New York]

1 opinión en “Sentimientos encontrados en navidad”

  1. Liebe Peggy, danke, dass Du deine Dilemmas mit dem Weihnachtsfest mit uns geteilt hast. Dass dazu auch der Besuch bei Deinen Kindern auf der anderen Seite des Kontinents gehört, das schmerzt mich. Ich wünschte, das Geld zu haben, damit Du Dich bequem und kuschelig dem Zug von New York City nach Los Angeles anvertrauen kannst. Aus meiner Sicht wäre das eine der nachhaltigsten Investitionen zu Weihnachten.
    Ansonsten der Weihnachtsbaum aus der Retorte? Ich suche nach einer kleinen Fichte und darüber freuen wir uns. Leider ist sie nur noch selten im Angebot, aber in der hintersten Ecke finde ich sie bisher immer noch. Geschenke: das finde ich zunehmend ätzend. Jetzt schenke ich nur noch das, was einem anderen zugute kommt: Patenschaften für Elefant, Wildkatze, Schimpansen etc.
    Das kann ich schenken

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *